Etiquetas

,

Porque las croquetas se piden siempre con exclamación.

Por fín he conseguido una auténtica receta con medidas para hacer croquetas. Y digo auténtica porque una receta de croquetas sólo puede ser de verdad si te la da una amatxu cocinillas de categoría. Aunque no sea la tuya.
Gracias a mi compi Mª Jose, la juvenil amatxu de la oficina.

Bechamel para croquetas

  • 140 grs. Mantequilla
  • 140 grs. Harina
  • 1 l. leche

Elaboración

Una vez derretida la mantequilla (yo le pongo también un chorrito de aceite para que no se queme) se echa la harina y se rehoga un poquito para que pierda el sabor a crudo. A continuación se vierte la leche caliente y se remueve rápidamente (lo ideal es hacerlo con unas varillas para que no queden grumos) A partir de aquí hay que armarse de paciencia y dejar cocer la masa sin parar de varillar durante al menos 20 minutos. Cuanto más cocida esté mejor y más fina quedará.

Una vez que ha espesado la masa cuesta bastante darle a las varillas así que una vez comprobado que no hay grumos se pueden cambiar por una cuchara o paletita de palo.

A la mitad de la cocción, en el caso de las croquetas, añadiremos los ingredientes que queramos: jamón, setas y gambas, pollo, etc., siempre previamente cocinados y continuar revolviendo sin parar.

Cuando esté lo suficientemente cocida se pone la masa en un recipiente y se coloca un papel film por encima (tocándola) para que no forme costra. Una vez fría se introduce en la nevera donde deberá descansar hasta el día siguiente.

Es la hora de darles forma para lo que hay que disponer tres recipientes:

Uno con harina, otro con huevo batido  y un tercero con pan rallado y se utilizan por ese orden.

Se cogen porciones con una cuchara y se dan forma con ayuda de la harina (redonda o alargada) se bañan en el huevo batido a conciencia y se pasan por pan rallado.

Freír en aceite muy caliente.

Anuncios